Publicaciones de Categoría: curiosidades

25 de mayo, día del «Orgullo Friki»

Este día, que se celebra este 25 de mayo desde hace 12 años, tuvo su origen en España. En 2008 saltó a EE UU, donde es el Geek Pride Day


Seires frikis, origen y uno de los motores del «mundo fliki»

Hoy se conmemora y promueve el día de la cultura geek (en español, friki) en el mundo y, en él, los amantes de la ciencia ficción, la fantasía, los cómics, los videojuegos y el manga reivindican orgullosos su afición por estos temas. Así, los fans de Star Wars, El Señor de los Anillos, The Big Bang Theory, Juego de tronos, X-Men, Los Vengadores, Bola de Dragón… saldrán este miércoles a la calle vestidos con sus mejores galas para gritar con orgullo: ¡Soy un friki! Pero, ¿por qué el Día del Orgullo Friki se celebra el 25 de mayo?


«The Big Bang Theory», serie famosa por sus protagonistas frikis

Friki, del inglés freaky se refiere a una persona cuyo aspecto, sus aficciones, comportamiento vestuario son raros o inusuales. En 2012 la Real Academia de la Lengua (RAE) añadió la palabra friki al diccionario.

El invento de la «celebración del día friki» se atribuye al bloguero español Germán Martínez, conocido en Internet como señor Buebo. Como la web oficial explica, la primera declaración de este día se hizo el 22 de febrero de 2006 en el Blog de El Lado Oscuro del Señor Buebo. Su objetivo era obtener un descuento en las tiendas especializadas y la fiesta se organizó a través de Internet. La concentración más grande tuvo lugar en Madrid, donde 300 frikis demostraron juntos su orgullo con un Pac-Man humano. La celebración incluía un manifiesto con derechos básicos y responsabilidades de los geeks.

Sigue leyendo

Rechaza millones de dólares para mantener libre de avisos su aplicación sobre COVID-19

Hector Russo 17 mayo 2020

El joven de 17 años de edad llamado Avi Schiffmann en poco tiempo se ha convertido en un famoso y esto no tiene nada que ver con el mundo del espectáculo o de las finanzas, al contrario, solo creó una aplicación web que rastrea cifras del COVID-19 alrededor del mundo.

Claro que hoy en día varias son las aplicaciones de este tipo, pero una de las más visitadas del planeta es la de este joven.

La aplicación, llamada nCOV2019.LIVE, incluye varias características importantes y una de las más utilizadas, además de las estadísticas por país, es el Survival Rate Calculator (Calculadora de la Tasa de Supervivencia), la cual fue lanzada hace poco tiempo atrás.

Esta función permite conocer a cualquier persona la chance estimada de sobrevivir si se infecta con el COVID-19 y es muy fácil de utilizar. Solo seleccionan el segmento de edad en que se encuentran, si son hombre o mujer y seleccionan si padecen cierto tipo de condiciones que son enfermedad cardiovascular, diabetes, enfermedad respiratoria crónica, hipertensión y cáncer.

Sigue leyendo

Las mujeres, primeras programadoras informáticas

Aunque a nivel de anécdota muchas veces, suele ser reconocido que el primer programa informático fue escrito por Ada Lovelace.

Sin embargo parece que la cosa quedó ahí y existe la creencia errónea de que la informática es mayoritariamente una profesión masculina.

Poca gente conoce que hace alrededor de 70 años, en la década de 1940, el primer ordenador digital de propósito general, el ENIAC contruido en la Universidad de Pensilvania, EE.UU., era programado por un equipo de seis mujeres: Betty Snyder Holberton, Jean Jennings Bartik, Kathleen McNulty Mauchly Antonelli, Marlyn Wescoff Meltzer, Ruth Lichterman Teitelbaum y Fances Bilas Spence.

En aquella época los programas no se codificaban en un lenguaje de alto nivel y se tecleaban cómodamente en un teclado frente a una pantalla. Se programaba en lenguaje máquina y los programas se introducían en el ordenador conectando distintas clavijas con cables (proceso conocido recableado), parecido a las primeras centralitas telefónicas con operadora, como se puede ver en la fotografía inferior.

También el ordenador Mark I, el primer ordenador electromecánico, construido por IBM e instalado en la Universidad de Harvard en aquella misma década, fue programado bajo las directrices de una mujer, Grace Hopper, junto a Richard Bloch. El Mark I se programaba también en lenguaje máquina pero tecleando las instrucciones en una máquina que producía una cinta perforada que luego era leída por el ordenador para cargar el programa.

Estas mujeres fueron desarrollando la programación a medida que realizaban su trabajo pionero.

El manual del ordenador ENIAC también fue escrito por una mujer.

La mayoría de las primeras programadoras eran mujeres jóvenes que trabajaban como calculadoras humanas, haciendo a mano los cálculos necesarios para elaborar, por ejemplo, tablas balísticas para ayudar a los artilleros a apuntar y dar en el blanco. Con la plena entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, el ejército de EE.UU. emprendió una intensa búsqueda de mujeres con dotes matemáticas y lógicas. Mientras los hombres eran enviados al frente, estas mujeres pasaban a trabajar en los centros de cálculo del ejército. Grace Hopper era algo mayor, tenía ya 35 años cuando se incorporó a la programación, era matemática doctorada en la universidad de Yale y ya pertenecía a la marina con la graduación de Teniente.

Una vez terminada la guerra estas mujeres fueron relegadas al olvido en los libros de historia de la informática. Mientras el nombre de los ingenieros que construyeron los ordenadores se ha hecho famoso y su trabajo ha sido reconocido, el trabajo de estas primeras programadoras cayó en el olvido y no recibió crédito ni reconocimiento. Al finalizar la guerra el gobierno de EE.UU. simplemente esperaba que estas mujeres abandonaran sus puestos y se fueran a casa y si no lo hacían las licenciaban directamente.

El trabajo de estas mujeres sentó la base sobre la que se ha ido desarrollando la programación informática y también influyó en el desarrollo de los ordenadores posteriores y los lenguajes de programación modernos.


(De izquierda a derecha) Jean Jennings, Marlyn Wescoff y Ruth Lichterman
en la Universidad de Pensilvania (Corbis)

Algunas de estas pioneras de la programación continuaron trabajando en este campo como Betty Snyder Holberton que trabajó en varias empresas e instituciones y participó en el desarrollo de lenguajes de programación de alto nivel como el C-10, considerado el embrión de los lenguajes de programación modernos, COBOL y Fortran.

O Jean Jenninggs Bartik, que después de programar el ordenador ENIAC pasó a trabajar con los ordenadores BINAC y UNIVAC I. Posteriormente pasó a trabajar en editoriales del campo de las nuevas tecnologías.

Y Grace Murray Hopper que permaneció en la marina hasta cumplir los 40 años en que tuvo que pasar a la reserva dado que la edad límite para el servicio activo eran los 38 años. Siguió trabajando en Harvard hasta 1949, desarrollando aplicaciones contables para el ordenador Mark I que en esos tiempos estaba siendo utilizado por una empresa de seguros. Desarrolló el primer compilador de la historia, el A-0, el primer compilador para procesamiento de datos, el B-0, y trabajó en el desarrollo del lenguaje COBOL y en el comité que lo creó Codasyl.

Permaneció en la reserva de la marina hasta finales de 1966, cuando tuvo que retirarse definitivamente por su edad. Se retiró con la graduación de Capitán de Fragata. Seis meses más tarde fue llamada de nuevo al servicio activo de la armada, en principio para seis meses, con el objetivo de normalizar los lenguajes de alto nivel que usaban, se dice que tenían graves problemas con una aplicación de nóminas que habían desarrollado y ya había sido reescrita 823 veces sin que llegara a funcionar correctamente. Los seis meses se alargaron hasta que se retiró de nuevo en 1971, pero se le volvió a llamar en 1972 y permaneció hasta 1973 cuando pasó de nuevo a la reserva con el grado de Capitán de navío. En 1983 fue ascendida a Contralmirante, siendo la primera mujer en alcanzar dicho grado. En 1986 se retiró definitivamente de la armada, siendo en ese momento el oficial de mayor edad. Tras su retiro continuó trabajando como consultora en una gran empresa informática, hasta el momento de su muerte en 1992. Estados Unidos ha bautizado a un destructor con su nombre, siendo el primer buque de guerra de ese país en ser bautizado en honor de una mujer después de la Segunda Guerra Mundial, el destructor es el USS Hopper con base en Pearl Harbor.

+INFO

Sigue leyendo