La temperatura normal del ser humano debe mantenerse entre 36,6 y 37,5°C aproximadamente, existiendo los denominados mecanismos termorreguladores para mantener la temperatura corporal en estos márgenes tan estrechos.

En el origen de las quemaduras existen dos factores fundamentales: la temperatura del agente que hace contacto con la piel y el tiempo que dura el contacto.

La piel posee la capacidad de difundir y disipar el calor con gran rapidez, pero hasta cierto punto. Cuando la absorción de calor supera la velocidad de difusión y se sobrepasan los mecanismos reguladores se producen daños que podrían medirse por histopatología, ser evidentes mediante una inspección visual o causar dalos en la funcionalidad permanentes.

El contacto con líquidos muy calientes produce lesión instantánea. Cuando hay niños o personas muy mayores en casa se recomienda situar la temperatura máxima del calentador de agua por debajo de 54ºC. A esta temperatura, aunque se produzca un accidente, la persona podría aguantar la temperatura máxima sin quemarse unos pocos minutos.

 

Cuando la temperatura sobrepasa los 44º C, se produce lesión cutánea. A partir de esta temperatura la destrucción celular se duplica con cada grado de temperatura. Por debajo de 43º C no se lesionan los tejidos, al menos que el contacto sea mayor de cuatro horas.

En el caso de las mantas térmicas, las cuales mantienen una temperatura de 40 a 44º C durante un largo período de tiempo (4 a 6 horas), se pueden producir quemaduras profundas en áreas extensas.

 

Cumulative equivalent minutes at 43°C (CEM43) is the accepted metric for thermal dose assessment that correlates well with thermal damage in a variety of tissues [1]; this work concentrates on data for which CEM43 could be calculated. The calculation of CEM43 involves knowledge of thermal history:

CEM43 = ΔtR(43−T)

(1)

where Δt signifies summation over the length of exposure, T is the average temperature during time interval t, and R is a constant equal to 0.25 for T<43°C and 0.5 for T>43°C [12]. Since the values of CEM43 have been found to correlate with severity of thermal damage, this review was primarily limited to published data that include analysis of tissue damage (severity and threshold) at the locations where thermal history is available.