Tras reflexionar en grupo sobre qué tipo de prenda sería la más útil y sencilla para calefactar, llegamos a la conclusión que la mejor seria un “Mono de Trabajo”. Son utilizados en trabajos manuales como mecánicos, albañiles, etc., que se realizan en exteriores o en hangares que dificultan la instalación de un sistema de calefacción central eficiente.
Nuestro proyecto de prenda calefactada se podría extrapolar desde el mono de trabajo al resto de prendas como chaquetas, americanas, pantalones,etc.
Después de elegir el mono de trabajo como la prenda que vamos a calefactar, buscar que tipo de lesiones o enfermedades empeoran o son producidas por el frío, y donde sería más fácil guardar la batería e introducir los pads calefactables dentro del mono llegamos a las siguientes conclusiones.
• Las zonas a calentar son el pecho, cuello, lumbar y las rodillas ya que son zonas afectadas seriamente por el frío y la mayoría de monos de trabajo disponen de cremalleras en dichas zonas para acceder a su interior.
• La batería se puede situar en el bolsillo del pecho que la mayoría de monos de trabajo tienen.
A continuación, se muestra dos monos de trabajo con las zonas calefactables en naranja, la disposición de la batería en verde y la situación de las cremalleras para introducir los pads con facilidad en rojo.